Pasar al contenido principal

Style Options

Layout Style

Colors schema

Dirección

5 claves para encontrar un buen local para tu franquicia

Encontrar un buen local para abrir un negocio, cualquiera que sea su actividad, es uno de los factores determinantes para garantizar su éxito. Tanto es así que no estar acertado en la selección del mismo puede suponer grandes pérdidas para cualquier empresa.

Pero, ¿qué factores entran en juego a la hora de elegir un buen establecimiento? ¿Cómo puedo estar seguro de que estoy tomando la decisión acertada? En este artículo te contamos cuáles son las 5 claves para encontrar un buen local para tu franquicia. Si estás justo en ese punto del proceso de emprender, ¡esto te interesa!

 

1. Saber muy bien el tipo de servicio/producto que ofreces

Este puede ser el primer punto y uno de los más importantes. No es lo mismo tener un negocio de venta directa al público que una oficina orientada a prestar servicios. Dentro del primer caso, tampoco es lo mismo tener una tienda de alimentación que una joyería, y siendo más concretos, no es lo mismo una tienda de gominolas que una panadería. En el segundo de los casos, es muy diferente prestar servicios de consultoría a tener una agencia de viajes o una compañía de seguros.

Dependiendo del producto o servicio que ofrezcas será más idóneo situarse en una ubicación de la ciudad u en otra, en un punto de venta a pie de calle o en un edificio o, incluso, será el momento de plantearse tener presencia en un centro comercial aunque este tema lo abordaremos más adelante.

¿Por qué este punto debe ser el primero? Porque está estrechamente relacionado con el segundo pero no menos importante, conocer a nuestro cliente.

 

2. Conocer a nuestros potenciales clientes

Saber quiénes son nuestros clientes, por dónde se mueven, cuáles son sus rutinas, sus hábitos de compra, su poder adquisitivo… nos debe ayudar a elegir el mejor local para nuestro negocio. De esto puede darnos una gran pista nuestra competencia. Observar dónde se sitúa y establecernos entre ellos parece arriesgado pero es cierto que, definiendo un buen plan de negocio que nos permita conocer nuestras fortalezas y debilidades, estrategias a seguir, etc. puede llegar a ser toda una oportunidad. Esto nos obligará también a estudiar a la competencia, cómo actúa, cómo atrae a los clientes…para saber así qué valor añadido podemos ofrecerles.

No podemos esperar que el cliente vaya a buscarnos pues no lo hará, tenemos que ponérselo lo más fácil posible y ubicarnos en zonas de fácil accesibilidad para ellos a las que puedan llegar sin dificultad. Es el momento de tratar el siguiente punto.

 

3. Patear la zona y estudiar detenidamente cada detalle del local

Quizás llegados a este punto, cabe destacar que el procedimiento de buscar un buen local es una ardua tarea que requerirá de todo nuestro tiempo y nuestros recursos. Llevar a cabo las dos primeras recomendaciones de este post ya te habrá consumido tiempo, pero todavía faltan algunos factores clave que debes tener en cuenta antes de dar por cerrada la misión.

Es el momento de estudiar la zona y el local. Seguramente estés barajando varias zonas y, dentro de esas zonas, varios locales. Pues bien, te ayudaremos a elegir la mejor opción.

Planifica en tu lista de tareas de los próximos días varias visitas a las zonas seleccionadas. Por la mañana y por la tarde, a pie y en coche… incluso volviendo en varias ocasiones en el mismo horario y de la misma forma. Es de la única manera que podremos conocer en profundidad la zona en la que tenemos pensado abrir.

 

La accesibilidad es un punto muy importante. No sólo saber si se puede llegar fácilmente a nuestro establecimiento en transporte público, si es fácil aparcar o si existen pasos de peatones cercanos que faciliten el acceso a nuestro negocio, sino también observar si el local presenta alguna dificultad para su acceso como por ejemplo, unas escaleras que pueden suponer una barrera para algunos clientes o incluso para nuestros proveedores o un obstáculo visual impida su localización desde algún ángulo de la calle. También es muy importante conocer el plan de urbanismo de la calle, barrio o área escogida pues podrían producirse cambios sobre ellos que arruinen a medio o largo plazo nuestra elección.

 

Estudiar el local en detalle también debe estar en nuestra lista de tareas. El aforo, los metros hábiles, las barreras arquitectónicas como columnas, tabiques…y, por supuesto, la visibilidad del mismo y el tránsito de peatones son puntos muy importantes. Las calles peatonales son casi siempre una buena opción para situar un establecimiento comercial ya que suelen ser muy concurridas. Situar la tienda en una esquina también es una estrategia inteligente pero llegados a este punto hay que tener en cuenta diversas consideraciones: ¿mi producto o servicio requiere de un escaparatismo que sume más metros a mi local y que, por tanto, incremente el precio del mismo? ¿Esos metros de más van a suponer una mayor rentabilidad en mi actividad? Si la respuesta a ambas preguntas es negativa, entonces es el momento de desechar esta opción y centrarnos en otro tipo de ubicaciones más económicas.

 

4. La rentabilidad de la elección

Buscar un local que reúna todas las características que vamos buscando a un precio económico puede ser muy pretencioso. Por ello, nunca podemos perder la perspectiva o, mejor dicho, la cuenta de resultados. Debemos valorar si la actividad puede soportar la financiación del local tanto si es alquilado como si es comprado.

Seguramente, el éxito del negocio no sea visible a corto plazo, ni mucho menos en la puesta en marcha. Sin embargo, lo que sí es obvio, es que el local lo debemos pagar desde el primer día por lo que tenemos que analizar cuánto podemos asumir del pago del local sobre todo en la primera fase. Según estudios realizados en Estados Unidos, el alquiler del local no debe suponer más del 10% de facturación si es un negocio de barrio, más de un 17% si está en una calle principal y más de un 20% si está en un centro comercial.

Los centros comerciales siempre tienen que estar en tu punto de mira tanto si eres responsable de expansión o futuro franquiciado. Ubicar tu negocio en un lugar donde la afluencia de público está garantizada es un acierto pero debes saber también que esta opción siempre va a ser de las más costosas. Estudiar la viabilidad de la financiación del local con respecto a la actividad que desarrollas es imprescindible.

 

5. Buscar asesoramiento inmobiliario

Ponerse en manos de expertos inmobiliarios puede suponer un mayor coste pero en términos de rentabilidad puede ser la opción más acertada ya que, en la mayoría de las ocasiones, afrontar el coste que supone contar con un asesoramiento profesional compensa la calidad de la elección.

En este aspecto, las inmobiliarias de los bancos como la del banco Santander, Altamira o la del banco Popular, Aliseda, son una buena opción a la que recurrir. No solo porque cuentan con grandes profesionales del sector inmobiliario que pueden orientarnos en esta difícil tarea sino porque además, cuentan con bolsas de establecimientos adquiridos durante la crisis, a unos precios muy rebajados y económicos que pueden ser, sin duda, una opción más que interesante.

Etiquetas

Sé generoso, compártelo