Pasar al contenido principal

Style Options

Layout Style

Colors schema

Dirección

LAS FRANQUICIAS DE CLÍNICAS DENTALES EN DEBATE

Recientemente han salido a la luz algunos casos de empresas que, como elemento diferenciador, utilizan en su comunicación el reclamo “no somos franquicia”. Esta práctica, a pesar de ser legítima, resulta carente de sentido, ya que precisamente el hecho de que una empresa conceda franquicias es consecuencia de que goza de una marca reconocida, un saber hacer (o know-how) consolidado, gestión eficaz de sus locales y productos exclusivos.

 

El caso de las clínicas dentales FUNNYDENT y la publicidad de otra conocida cadena de clínicas pertenecientes al mismo sector han avivado este debate, nuevamente sobre la base de unas premisas erróneas.

 

Concretamente, en el caso de FUNNYDENT, lo primero que hay que destacar es que esta empresa NO es franquicia. El problema se produjo el pasado año cuando esta cadena cerró sus clínicas dejando a miles de pacientes afectados con tratamientos a medio hacer. Este hecho, no está en relación con el modelo de negocio, sino con el crédito al consumo, particularmente cuando este tiene como finalidad financiar un servicio que se prolonga en el tiempo y desaparece, por una u otra causa, el prestador del mismo.

 

La cuestión relevante en tales casos es la solvencia de la empresa y no si es o no, franquicia; sin perjuicio de que una cadena de franquicias estará siempre en mejor posición para hacer frente al cese de un franquiciado que una cadena propia, que en caso de colapso es total.

 

En cuanto al debate que se plantea en el ámbito de las franquicias de clínicas dentales, cabe destacar las siguientes observaciones:

 

  • La prestación del servicio la realiza siempre un odontólogo, tanto si se trata de una clínica franquiciada como de una clínica propia. De hecho, cada vez son más los odontólogos que, sin perjuicio de contar con una clínica propia, trabajan también en clínicas franquiciadas.


     
  • Si las franquicias pueden hacer ofertas más económicas, se debe fundamentalmente a economías de escala que le permiten negociar condiciones de compra más favorables con sus proveedores por volumen, no a una peor calidad del tratamiento o del producto.


     
  • En cualquier caso, la principal fuente de pacientes de cualquier clínica dental es la satisfacción de estos y el boca a boca. Si las clínicas dentales en franquicia están ganando cuota de mercado día a día, es porque sus pacientes están satisfechos.

     

Esta última consideración nos parece irrebatible: el éxito de la franquicia en España se debe a múltiples factores pero, fundamentalmente, a la satisfacción de sus clientes, que son quienes tienen la última palabra.

Etiquetas

Sé generoso, compártelo