Pasar al contenido principal

Style Options

Layout Style

Colors schema

Dirección

Franquicia vs Negocio Independiente

 

Si estás pensando en emprender y estás dudando si hacerlo por cuenta propia o adhiriéndote a una franquicia, este artículo te interesa.

Empezar el recorrido empresarial por cuenta propia implica empezar desde cero sobre una idea previa, teniendo que ir aprendiendo y probando de forma constante. Al ser el dueño de esa idea tienes el control total sobre la misma a la hora de tomar decisiones y trazar el recorrido de tu empresa. Eres el encargado de crear e implantar la estrategia y tienes la oportunidad de diseñar tu propia imagen de marca e ir innovando en función de la demanda, hasta conseguir la consolidación de una buena estructura operativa y administrativa. Al igual, tienes la libertad de poder escoger los proveedores con los que prefieras trabajar con la finalidad de conseguir el producto y la calidad que deseas.

Sin embargo, todo esto te llevará mucho tiempo así como un riesgo más elevado, puesto que se trata de una idea que no ha sido probada. Además, supone un gran esfuerzo hasta que el negocio empieza a funcionar: desde diseñar la imagen de marca, búsqueda de proveedores, local, marketing, hasta la captación de clientes, claves para el éxito de un negocio.

En contrapartida, si prefieres abrir tu propia franquicia, el riesgo disminuye considerablemente, ya que entrarías a formar parte de una marca ya consolidada y con un recorrido de éxito probado. La pertenencia a una cadena de franquicias significa obtener el derecho del conocimiento y la experiencia de la misma para usarlo en tu negocio. La opción de formar parte de una red que aúna esfuerzos de marketing, publicidad y comunicación te da además mayor visibilidad y, por tanto, atraer a más clientes. Tendrías apoyo constante de la central de franquicia, así como formación y asesoramiento continuo y todo esto, al tratarse de un negocio testado, se traduce en una mayor seguridad para el franquiciado.

Respecto a los proveedores, obtendrías la ventaja de comprar los productos a un precio menor del habitual por volumen de compra, es decir, por la economía de escala que se aplica a través de una central de compras de la franquicia. Esto, normalmente, te permite disfrutar de un margen de beneficio mayor. Otra ventaja que presenta la franquicia es la fácil gestión del negocio, ya que ellos te dan la formación, el listado de proveedores, un sistema informático de gestión donde controlar la evolución económica, el protocolo de actuación y todas las claves para que tu negocio triunfe.

En definitiva, pertenecer a una franquicia es tener la ventaja de ser un empresario independiente, pero con el respaldo de un gran grupo.

Un claro ejemplo de esto es que, en el pasado año en el sector de la hostelería, las cadenas de franquicias crecieron siete veces más que los locales independientes, según señala el periódico El Mundo.

Sea cual sea tu sector de interés, en nuestro buscador encontrarás diferentes opciones de franquicias rentables.

Etiquetas

Sé generoso, compártelo